Cuento Tokelau: Tae-A-Tangaloa

Los cuentos de Tokelau contienen muchas referencias a personajes y eventos mitológicos que se encuentran en cuentos de otras partes de la Polinesia. Varios mitos mentionnent des voyages aux Fidji et les gens qui s’y trouvent, une caractéristique commune des contes samoans. Voici le conte Tokelau de Tae-A-Tangaloa (en).

Tae-A-Tangaloa

La historia de Tae-A-Tangaloa

Una vez, Fakataka y su esposa, Paua, y Luafatu y su esposa, Kui, viajaban en una canoa desde Fakaofu a Fiji. Surgió una disputa entre las dos parejas que finalmente derivó en una pelea. Fakataka y Paua saltaron de la canoa y bajaron al fondo del mar, donde se quedaron mientras las conchas llamaban fasúa y paúa.

Kui y Luafatu continuaron en su canoa hacia Fiji, pero se encontraron con una gran tormenta. La canoa se hundió y Luafatu fue arrojado y se ahogó. Su cuerpo se hundió en el fondo del océano y se convirtió en una roca (fatu). Kui nadó a través de la tormenta, rezando para poder poner un pie en tierra: “ko au, ko au, ko Kui e oku lunga, e oku lalo, ke akahi toku vae ke tu ki he motu” (I… I… Kui. Mi patada arriba, mi patada abajo, que mi pie se pare en una isla).

Pronto llegó al arrecife de una isla y se arrastró hasta él. Kui estaba embarazada, y cuando llegó a un agujero (tafeta) en el arrecife, se acostó y dio a luz a su hijo y luego caminó hasta la playa y murió.

Tangaloa, en el cielo, vio morir al niño recién nacido en el arrecife de abajo y envió la agachadiza, tulí, por nombrarlo. Tuli voló con dos regalos para el niño, una pequeña adz (atupa) y un hacha de mango largo (ualoa). Cuando se encontró con el bebé, lo llamó Tae-a-Tangaloa y nombró las partes de su cuerpo con su nombre; llamando a la rodilla tuli vae; el codo tuli lima, la cabeza tuli ulu, y nombrando las otras partes de la misma manera.

El niño, Tae-a-Tangaloa, caminó hasta la orilla y en la playa encontró el charco de sangre dejado por su madre y su cadáver. Luego caminó entre los árboles a lo largo de la orilla y se encontró con Kui Kava, un carpintero, que estaba haciendo una canoa con la ayuda de su hijo, Pepe-le-kava. 

Tae-a-Tangaloa miró el casco que estaban armando y le dijo a Kui Kava: "Tu canoa está torcida". Kui Kava se enojó y respondió: “Eres un chico malvado. Soy el principal constructor de canoas y, sin embargo, me dices que mi canoa está torcida. Tae-a-Tangaloa repitió muchas veces que la canoa estaba hecha fuera de línea, y finalmente Kui Kava llegó y se paró con él al final de la canoa y vio que Tae-a-Tangaloa tenía razón. Kui Kava le pidió a Tae-a-Tangaloa que se quedara con él y lo ayudara a construir la canoa con su hacha y az.

Tae-a-Tangaloa se puso a trabajar con el carpintero. Primero colocó varios troncos de coco cortos en fila, como una cuna para el casco, mientras encajaba las secciones del casco en línea. Pero Pepe-le-kava, enfadado porque Tae-a-Tangaloa había encontrado torcida la canoa de su padre, puso el pie en un extremo de uno de los troncos y echó fuera de línea el tramo que descansaba sobre él. 

Cuando Tae-a-Tangaloa descubrió que se habían equivocado, comenzó de nuevo a montar el casco; pero cada vez que terminaba se daba cuenta de que las secciones no se unían. Trabajando de nuevo para enderezar la canoa, vio a Pepe-le-kava volcando un tramo apretando con el pie uno de los troncos, y lo mató con su hacha. Luego de esto, Tae-a-Tangaloa terminó la canoa en tres días.

Hecho esto, Tae-a-Tangaloa llevó el cuerpo de Pepe-le-kava a Tangaloa y pidió que se le devolviera la vida al niño. Regresaron a la isla de Kui Kava, donde Tae-a-Tangaloa encontró a la gente navegando hacia Fiji. Se paró en el pasaje de la canoa mientras las canoas se adentraban en el mar y les pidió a cada uno que lo llevara en la canoa, pero todos se negaron porque era demasiado joven. Cuando la última canoa salió al arrecife, Tae-a-Tangaloa se ofreció a ir con ellos como alimento vivo (oso o te vaka) para ser consumido por el grupo durante el viaje; y fue llevado.

Durante la travesía se levantó una gran tempestad y muchas de las canoas se hundieron. Tae-a-Tangaloa se levantó en su canoa y rezó a Tangaloa para que los salvara de la fuerza de las olas: “Tangaloa, kua ita kuku ki faitalia kae tafia, tafia, tafia” (Tangaloa, ¿por qué tu ira nos dieciséis? sea ahuyentado). Entonces el agua se calmó, pero la gente en la canoa exigió que se comieran al hombre que se había ofrecido a venir como comida.

Tae-a-Tangaloa se levantó de nuevo en la canoa y rezó a Tangaloa por comida, y cayó del cielo a la canoa. La gente comió y luego se volvió hacia Tae-a-Tangaloa y gritó que tenían sed. Les dijo que bebieran el agua que se había metido en la canoa, y cuando la probaron encontraron que estaba fresca y bebía.

Con mucha comida y un viento favorable, continuaron su viaje y finalmente llegaron a la vista de Fiji. Cerca del paso vivía el gran jefe Tui Viti, que destruyó todas las canoas que llegaban a su isla. Tae-a-Tangaloa se paró de nuevo en la canoa y le dijo a la gente: “Cuando Tui Viti levante la mano, no lo miren a él, mírenme a mí”. (Tui Viti levantó su mano derecha en señal a las canoas que entraban; las tripulaciones levantaron sus manos a modo de saludo y cayeron muertas). Cuando Tae-a-Tangaloa llegó al pasaje, la gente en la canoa lo miró y él recitó :

Sua, lau putuputu lau manunu
Kaho ia ka él kaho lakulu
Talotalo ki le tua i manunu. Súa.
Sua, demanda mi tukutukua mataseua
Kae mulisau ma the tokamea
Tu ki tai se kava se ula ma ke
Tapatapa keli ake te ika he
Palaoa e fakatalau ki te taotao
Amakula ko ai le ia le kava ola
Koa ia la ia la kava kona ui ifo
Aliki kei na ola ko au ko
Tae-a-Tangaloa. Súa.

Al final de esta recitación murió Tui Viti. Tae-a-Tangaloa desembarcó y resucitó a todas las personas que Tui Viti había matado al llegar a su isla y las había colgado de los árboles. Tomó un coco joven y la punta de una hoja de coco y fue al lugar donde había muerto Tui Viti. Abanicó al viejo jefe con la hoja y partió la nuez joven, vertiendo el jugo sobre la cara de Tui Viti, y lo devolvió a la vida. Tui Viti gobernó nuevamente sobre su isla y se casó con Te Malamafitakia, la hija de Tae-a-Tangaloa.