Erec y Enide: explicación de la historia

Pour l’étude de ce texte, Erec et Enide, nous utiliserons l’édition de Jean-Marie Fritz, d’après le manuscrit BN. Fr 1376, Le libro de Poche, « lettres gothiques » n° 4526, 1992. Voici la septième partie de l’étude : Explication du récit.

erec y enid Explicación de la historia

El Prólogo (versículos 1-26)

Un prólogo clásico

Los primeros cantos de gesto ya habían precedido al relato con unos versos introductorios ensalzando el "buen canto" (la cancion de william) o el "canto de alegría y audacia" (Raúl de Cambrai); el autor de coronación luis incluso agregó algunas palabras despectivas sobre los malabaristas:

     No sé por qué se jacta el malabarista feo
     No dice una palabra hasta que se le ordena.

Pero las primeras novelas cortesanas, como la Roman de Tebas, trae una modificación decisiva: ahora es un prólogo real, desarrollado en unos veinte versos; y el autor no se contenta con anunciar una historia de “gozos y batallas”: se hace pasar por un filósofo, inspirado en los autores de la Antigüedad, y decidido a compartir su sabiduría. Una sabiduría que sólo el clérigo y el caballero pueden comprender y apreciar: los demás están invitados a retirarse, porque

     no pudieron escucharme
     que como un asno que escucha el sonido del arpa.

Esta afirmación de sabiduría y verdad es universal, incluso para obras cuyo carácter didáctico no es evidente.

el prólogo deErec y Enid sigue este patrón al pie de la letra.

Hacia el 1 al 12: una intención moral y didáctica.

Chrétien comienza con un proverbio popular. Se refiere aquí al "villano": no un campesino, sino simplemente alguien que no es ni clérigo ni caballero: el burgués, el comerciante son, por lo tanto, también "villanos".

Siguen dos elementos esenciales:

  • “Por esto / hace bien lo que su estudio atorne a sens”: la expresión “atorne a sens” es doblemente destacada, por el encabalgamiento, y por el acento en “sense”. Lo principal es enseñar sabiduría, lo que significa interpretar cada evento, cada descripción en un sentido simbólico. Todo tiene sentido, en la Edad Media nada es gratis.
  • Pero al mismo tiempo, la rima insiste en la palabra "placer": el carácter didáctico no va de la mano con el aburrimiento; es una literatura cortesana, destinada principalmente a complacer al público refinado y educado al que se dirige.

Es también en este pasaje que aparece por primera vez el nombre de Chrétien de Troyes, quien se afirma aquí como autor. Verla biografía.

Versículos 13-18: fuentes y “cruce”

El autor hace dos puntos esenciales aquí:

  1. “Caracteriza” su narración con un relato de aventuras: lo que significa que se refiere a una tradición oral, oa obras anteriores; en ninguna de sus novelas reclama originalidad; toda su obra (y la de sus contemporáneos) consiste en “dar sentido” a una “materia” preexistente, en revelar su verdadero valor… ¡incluso si eso significa corregir las fuentes, si no le parece convincente!
  2. También encontramos aquí, por primera vez, este término " esposa a la que habrá que volver, y que designa el trabajo de composición, de formateo, en el que se expresa el genio del poeta.

Hacia el 19-26: ataque contra los “malabaristas”

Este último pasaje da finalmente el título (Erec y Enid) e insiste en el género: es un "cuento" y no un gesto: una novela cortesana, no una epopeya.

También encontramos el clásico ataque contra los malabaristas, pero aquí con un matiz interesante: estas personas "para contar en vivo ver": son por tanto mercenarios, y "villanos"; Chrétien afirma la dignidad del autor, que transmite libremente su saber. ¡Esto es obviamente una ficción!

Finalmente, encontramos una nueva mención de su nombre, “cristiano”, esta vez más directamente ligado a la noción de “cristianismo”; pero es una literatura profana, en la que la religión interviene relativamente poco...

Texto 2 (hacia 125-274): Erec abandona la Corte.

Introducción

Este pasaje bastante largo (149 versos), situado entre dos iniciales rojas, se sitúa después de que el rey Arturo decidiera cazar al ciervo blanco, en contra del consejo de su sobrino Gauvain, que temía disensiones en la corte. En ella toman parte todos los caballeros, a excepción del joven Erec, que se ha quedado aparte junto a la reina Ginebra acompañado de un sirviente. ¿Por qué esta retirada? Es porque Erec aún no tiene novia: no es un caballero completo y no es digno de participar plenamente en las actividades de la Corte. Encontraremos esta función en el Don Quijote de Cervantes: el héroe comienza inventando una Dama, Dulcinea, sin la cual no hay caballero...

Este texto será el punto de partida de las aventuras de Erec. Comienza con un triple encuentro: un caballero, una doncella y un enano (el número 3 se repetirá una y otra vez a lo largo de la novela)

  • una primera parte evoca el andar normal de la reina Ginebra: le pide al caballero desconocido ya su séquito que se presenten. (vv. 138-162).
  • La segunda parte relata la primera afrenta a la Reina: su criada es golpeada por el enano. (c. 163-193)
  • La tercera parte (v. 194-233) narra la segunda afrenta: esta vez es el mismo Erec el que es golpeado. Sin armas, no puede defenderse y muy sabiamente decide retirarse.
  • La cuarta y última parte (v. 234-274) ve la partida de Erec: debe vengar su humillación y seguir al caballero; antes de tres días estará de vuelta, perdido o vengado.

La historia, por lo tanto, sigue estrictamente el orden cronológico de la secuencia; los acontecimientos, en el evidente sentido simbólico, se suceden con rigor, dibujando un primer retrato de Érec.

Primera parte: el encuentro.

Héroes aislados, en reposo (v. 125-137)

Todo el pasaje está en imperfecto y está compuesto por verbos de estado: “estoit”… Los personajes se encuentran en un “claro”, es decir, terreno deforestado, un claro; la caza, muy animada, sólo les llega a través de unos ruidos que intentan oír; se tiene la impresión de una viñeta apacible: tres hermosos personajes (el autor insistía en la belleza de Érec; y aquí subraya la de la doncella, que además permanecerá en el anonimato), lejos de los ruidos de la Corte...

La reunión misma (v. 138-162)

El escenario, un bosque, es en sí mismo simbólico: es el lugar de todas las aventuras, de todos los encuentros, buenos y, en la mayoría de los casos, malos. Los tres personajes están aislados de la sociedad.

El encuentro, esperado, por lo tanto se producirá. Representa tres caracteres (número eminentemente simbólico: 3):

  1. Un caballero completamente armado sobre su corcel, caballo de batalla por excelencia: aunque es un mero testigo en el encuentro (no interviene directamente), aparece listo para la batalla, “lanza en la mano”; su porte guerrero contrasta con el trío que encuentra, dos mujeres y un caballero desarmado.
  2. Una doncella "de grant estre", es decir, de noble condición; tampoco actuará; pero su presencia muestra que ella simboliza el orgullo.
  3. Finalmente, un enano, al estar conectado con las fuerzas oscuras en la mayoría mitologías Indoeuropeo, y quien actuará aquí solo, en nombre de los otros dos. Chrétien hace todo lo posible para hacerlo despreciable y antipático: está montado en un "roussin" (un caballo malo, o un caballo de segunda clase, destinado a los subordinados; el término dará el "rosse"... y el nombre "Rossinante " del Don Quijote !); sostiene un látigo, un arma también desprovista de toda nobleza.

Como dice R. Bezzola (Op. cit. pags. 98), “Es un trío siniestro, violencia, soberbia y maldad. »

Ante este inesperado acontecimiento, la Reina permanece tranquila y perfectamente cortés: envía a su doncella a invitar al caballero a presentarse. El siguiente camina “a paso ligero” hacia el grupo: es decir, a paso suave, reservado para las damas; sabemos que monta un “palafrén blanco”: aquí nuevamente, el nombre y la forma de andar del caballo simbolizan el carácter pacífico de la joven.

Segunda parte: la afrenta a la Doncella (v. 163-193)

La cortesía de la Reina será respondida por la extrema brutalidad del Enano, que parece servir de "guardaespaldas" de su amo: es él quien interviene, prohibiendo a la "noble doncella" hablarle, y tratándolo con la mayor de las desprecio: ella "no tiene derecho" a hablar con el Caballero, y él la golpea con su látigo, ¡trato reservado a los villanos!

El texto aquí da una visión general de la violencia muy real de la que eran víctimas los débiles, y en particular las mujeres: aquí el enano golpea a una niña; un poco más allá, es el Conde de Limors quien golpeará a Énide, demasiado poco dócil para su gusto...

Los adjetivos que describen al enano lo convierten en una figura del Mal, un "tipo" más que un personaje real: está "lleno de felonía" (v. 164), "fel et de put'aire" (felon and bad tune), v. 171); finalmente, su "pequeñez" es engañosa: despierta el desprecio de la joven imprudente, pero esconde una fuerza maligna.

A través de la humillación sufrida por el próximo, es la propia Reina la que está en la mira: al “blecie” de la joven responde “corrocie” de la Reina. Fue ella quien, por medio de otra persona, fue despreciada y golpeada.

Y del mismo modo, el Enano es sólo la "criatura" del caballero; a través de esto, es esto lo que revela su naturaleza vil y malvada:

     Mout est li caballeros traviesos
     Cuando sufrió que tal y tal hecho
     No será una criatura tan hermosa

Tercera parte: la afrenta a Erec (v. 194-233).

La historia sigue estrictamente el mismo patrón que para la afrenta anterior:

  • Erec avanza, pero esta vez el paso es más enérgico: “espolea” a su caballo y “espolea a la derecha” hacia el caballero.
  • Se produce un breve diálogo: pero mientras el enano simplemente había llamado a la joven con un "¡Damoisele, estez!" poco atractivo, pero correcto, se dirige a Erec como 'vasallos'; pero el término tiene un significado preciso; designa al que, rindiendo homenaje a un soberano, reconoce sus deberes para con él. No hay, pues, igualdad entre Erec y el caballero: el segundo, por mediación del Enano, se hace pasar por soberano. Pero Erec solo tiene uno: el Rey Arturo...
  • Se trata pues de un reto, y se percibe como tal: Erec se niega a cumplir. Las denominaciones negativas con respecto al Enano se multiplican: "cuvers", "fel", "aburrimiento", "contralïous" (nótese la rima), y nuevamente "fel": encarna el mal y la traición, sin remedio posible.
  • El golpe también parece multiplicarse: mientras que a la joven habían bastado cuatro versos (183-186), aquí hacen falta seis, y Chrétien añade detalles concretos: las huellas dejadas por las tiras.
  • Finalmente, la joven había regresado llorando a la Reina; Érec, en cambio, se embarca en toda una línea de razonamiento, debatiéndose entre su valentía, que le ordena tomar represalias, y su “sabiduría” que le recomienda no hacer nada. No tiene armas y "La locura no son vasallajes" ("La necedad no es valor", v. 231). Por lo tanto, opera una retirada estratégica.

Cuarta parte: la partida de Erec (v. 234-274)

este 4th parte consiste esencialmente en un largo discurso directo de Erec dirigido a la Reina. La primera parte retoma lo que ya sabemos: la humillación sufrida, de la que el Enano fue sólo el instrumento: todo el discurso aquí no se centra en él, sino en el Caballero "que es travieso y escandaloso". "villanos" aquí, como en el versículo 198, tiene un significado moral y no social. ¡Pretender estar por encima de la propia condición es descender por debajo!).

Una segunda parte explica la velocidad de su partida: no se toma el tiempo para volver a buscar sus armas en Caradigan: inmediatamente se pone en marcha en persecución de su oponente, contando con la oportunidad de proporcionarle armas. Nótese que habla de “azar”: “if I truis…”; La providencia no tiene absolutamente ningún papel aquí, estamos ante un texto puramente profano.

El texto da luego una indicación cronológica: la aventura debe durar “tres días” (v. 265); pero ¿es realmente una duración, o de nuevo un número simbólico?

Finalmente, el Caballero se marcha solo, con la recomendación de la Reina a Dios como único viático. Esta es la única vez que se menciona la religión.

Conclusión

Este texto es pues el comienzo de la aventura, y de la formación de Erec. Caballero sin dama, por lo tanto apartado de la sociedad, excluido de la caza real, debe encontrar una; también debe luchar contra el Mal, en la persona del trío siniestro que encuentra: la violencia, el orgullo y la maldad. Cuando haya superado esta primera prueba, pertenecerá por derecho a la Corte y finalmente podrá desempeñar plenamente su papel entre los Caballeros de la Mesa Redonda.

Texto 2 (alrededor de 2430-2573): “¡Con mari fus! »

Introducción

El texto que nos proponemos explicar aquí tiene lugar justo después de la boda, que abre la segunda parte (y por lo tanto es parte integrante de la “crisis”; cf. arriba el composición de la novela. El texto describe primero la "locura de Erec" (v. 2430-2438), luego las sucesivas reacciones que suscita:

  • La de sus compañeros (v. 2439-2458)
  • El de Enid (c. 2460-2504)

Luego seremos testigos del despertar gradual de Erec:

  • su despertar en sentido propio y las primeras negaciones de Enid (c. 2505-2535)
  • Finalmente, la confesión de la joven (2536-2571)
  • En dos líneas, Érec hace balance de la situación; el resto de su discurso ya será una acción.

Veremos, en conclusión, que este texto presenta cierta similitud con Don Quijote : en ambos casos, un personaje se sumerge en una locura que lo destierra de la sociedad, con gran disgusto de quienes lo rodean; en ambos casos, esta locura se presenta como un "sueño", un "encantamiento" que te hace olvidar lo real, y en ambos casos, una mujer tendrá el difícil papel de desencantar al durmiente. Y la causa de la locura es exactamente la contraria: si en el Don Quijote, son los valores caballerescos los que enloquecen al héroe, aquí por el contrario, es el abandono temporal de estos mismos valores lo que constituye la locura y la culpa de Erec.

los locura de Érec (v. 2430-2438).

Le bastan ocho versos a Chrétien de Troyes para describir el estado de Erec: y al autor para insistir en el carácter negativo de este estado;

  • Comienza por abandonar aquello para lo que nació, lo que lo convierte en lo que es, un perfecto caballero: las armas. Las negaciones se multiplican: "ne li chaloit, n'a tornoiement mas n'alloit, n'avoir ma care de tornoier"...
  • Su "Señora" está en adelante conquistada, el matrimonio la ha puesto a su disposición sin que él necesite en adelante luchar por poseerla; el amor pierde entonces su valor caballeresco; se convierte en simple goce de un bien, sin superarse a sí mismo; y la "Dama" misma pierde su calidad. Ya no es más que "su fama", "su amiga", "su drue" (su amante).

Cabe señalar que este pasaje todavía pertenece a la descripción del matrimonio, que comienza con una inicial azul (v. 2351): esto significa muy claramente que el matrimonio, que a primera vista parecía ser la consagración del nuevo caballero, y el final feliz de su historia, fue de hecho un formidable obstáculo en el camino hacia la perfección. Era una trampa, donde cayó Erec.

reacciones a la locura

El luto de sus compañeros (v. 2439-2458)

La inicial roja, marcando una nueva etapa, no aparece hasta el verso 2439, cuando cambiamos de punto de vista, y pasamos del de Erec (en una felicidad un tanto dichosa) al de sus compañeros (penoso y crítico).

El comportamiento de Erec es doble:

  • Su locura real se traduce en un comportamiento aberrante: no se levanta antes del mediodía (en una época en la que la luz natural jugaba un papel mucho más importante que hoy: nos levantamos y nos acostamos normalmente con el día…); no se aleja de su mujer y por eso permanece en el castillo, un comportamiento casi femenino; rechaza no solo la aventura, sino incluso las distracciones de la aristocracia, como los torneos... ¡Si no fuera tan feliz, todos estos serían signos de depresión!
    Otro elemento que puede acercarle a Don Quijote: ¡su soberbia indiferencia ante las protestas de los que le rodean!
         "Era guapo, que pesado era"
          (“Se enfadaba quien quería, esta vida le agradaba”).
  • Néanmoins, sa nature noble ne se dément pas, et se traduit dans une générosité inchangée, et qui confine à la libéralité : s'il ne participe pas lui-même aux tournois, il donne à ses chevaliers de somptueux équipements et des chevaux de grand Premio.

Esta persistente nobleza en la locura responde punto por punto al elogio de Enid que precede a este pasaje (v. 2409-2429): lo que aquí se cuestiona en modo alguno cuestiona ni la perfección de la joven, totalmente inocente de lo que sucede, ni la buena naturaleza del héroe mismo. Él es simplemente la víctima de la ceguera temporal.

Al principio, la única reacción de sus compañeros es pues dolor, pena: “duel”, “se dismentoient”, “granz duelx et granz domages”…; la critique n'intervient qu'après-coup (v. 2459), mais alors elle se répand si vite, descendant jusqu'aux « sergents » c'est-à-dire aux valets d'armes, qu'Énide fint par en tomar conciencia.

La reacción de Eneida

Enid oye una sola palabra, pero es una palabra terrible, una condena irrevocable: "RECREANZ" (v. 2462). Esta palabra, que significa "quien deja de luchar, desanimado, débil", lleva en sí misma la negación de la caballería: no hay culpa más cruel.

La primera reacción de Aenid es no decir nada, para no lastimar a Erec; pero también es un dolor extremo, que ella traduce de manera elegíaca. Ella es la que más se reprocha, no que haya cometido una falta voluntaria, pero sabe que ella es la causa de la destitución del caballero, lo que conlleva la suya propia (hemos visto que ya no era dama).

Esta escena tiene varios elementos altamente simbólicos:

  • Él duerme, ella mira: el sueño de Erec simboliza su inconsciencia, y también el hecho de que será ella, la “dama”, despertarlo y empujarlo a la acción. Es el amor por Enide lo que ha perdido a Erec, son las lágrimas de Enide las que lo salvarán.
  • El poder de las palabras: como en la época romana, una palabra nunca es trivial; lleva dentro una fuerza propia, casi mágica. Por eso el discurso es tan importante en la novela. Aquí, una primera palabra dispara la conciencia de Enide: “recreanz”; y es también una palabra imprudente, que se le escapa, la que despertará a Erec: “Con mar i fus” (viniste aquí por tu desgracia).

Esta doble palabra será luego lamentada por Enide, que intentará en vano salvar la felicidad perdida; pero al mismo tiempo, esta felicidad, basada en el abandono de los valores caballerescos y la abnegación, no podía durar y tenía algo de inauténtico que la condenaba.

El despertar de Erec.

despertar físico

Erec, que estaba durmiendo, se despierta primero en el sentido literal de la palabra; oyó llorar y hablar a Aenid; las últimas palabras pronunciadas, "Con mar i fus", le impactaron, sin duda por contraste con la situación de perfecta felicidad que veía o creía vivir, luego por su carácter fatal.

Su actitud es entonces algo ambigua: mezcla una profunda ternura (“bele ami chiere”, “mi dulce amiga”) con amenazas veladas (“ Lo sabré, mi uel“, “ Sigue no me escondas“…

Un despertar moral

Mientras Énide trata desesperadamente de ponerse al día con su palabra desdichada, que condena la felicidad en que vivían los amantes (y encontramos una de las imágenes tradicionales de la "mujer peligrosa": la carcelera de la "cárcel del amor" que impide que el hombre de realizarse verdaderamente; y no es por nada que al final de la novela, la "Dama" de la "Alegría de la Corte" que aprisiona a Mabonagrain es precisamente prima de Énide...), Érec restablece de pronto una distancia : pasamos de la intimidad de la “dulce amiga” (v. 2515) a la de “mi señora” (v. 2524): Enide redescubre su papel, señal de que Erec va a redescubrir el suyo.

La terrible confesión de Enide

Abiertamente acusada de mentir, comportamiento totalmente contrario a sus valores, Énide “se derrumba”, no sin cierta crueldad.

La verdad se le dirá a Erec sin ninguna consideración. Al principio la culpa parece haberse extendido por toda la tierra: primero limitada a los compañeros, luego a los sirvientes, ahora está en boca de todos:

     “A través de esta tierra estás en silencio,
     Li negra y li blanca y li rosa…”
(c. 2540-2541)
     “Ahora tus Gabants se están volviendo silenciosos,
     Viel and jone, small y grant…”
(c. 2549-2550).

Unánime, la culpa es también despiadada: “recreando”, es decir “cobarde”, el caballero ha perdido todo valor: “Tu precio está rebajado” (c. 2544); "perder tu premio", (c. 2560). Por lo tanto, todo debe ser rehecho, y aún más: porque antes de encontrar a su Dama, Erec ciertamente estaba excluido de la caza, pero al menos tenía la estima de la Corte. Actualmente, lo ha perdido todo.

Finalmente, peor aún: la culpa recayó en la Señora; pero hemos visto en el texto 2 que la afrenta a una dama fue precisamente el acicate que impulsó al caballero a la acción. Aquí, la palabra “blasme” se repite 4 veces (v. 2556-2565); y estos –injustificados– reproches causan en Enid un dolor insoportable: “me aburre” (v. 2552; nota, la palabra aquí tiene el fuerte significado de que se mantendrá hasta el 17th siglo) ; “me equilibra” (v. 2554, 2555, 2557); " de angustia, me conviene” (v. 2568), “peso” (v. 2569)… Tal insistencia adquiere un valor prescriptivo para el caballero: su Dama ha sufrido una afrenta, sufre, su reacción ante él no puede demorarse. Sobre todo porque Énide, una vez más toda una dama, expresa claramente su exigencia:

     “Otros consejos para que tomes” (v. 2562).

Finalmente, la expresión fatal, "Con mar i fustes" es repetida por la joven: es este encanto el que hay que vencer.

Nuevo comienzo

El texto, al menos el pasaje que estamos explicando, termina con dos versos concisos:

     “- Señora, dice, justo en eustes
     Porque los que me blasfeman tienen derecho. »
(c. 2572-2573)

A partir de ahora, el Caballero está completamente despierto de su sueño loco, toma nota de la situación y reconoce su culpa. Cada una de sus palabras cuenta: “Mi Señora” devuelve a Enide su rango y su papel; reconoce su derecho a quejarse, y por eso toma la palabra fatal en su propia cuenta. Por lo tanto, la felicidad se destruye, la aventura puede (re)comenzar. Esto se hará en el próximo verso.

Conclusión.

En la sociedad caballeresca del duodécimoth siglo, las mujeres no pueden desempeñar un papel activo. Víctima de una afrenta, o de una culpa, Enide, como la Reina de texto 2, se reduce a quejarse, oa sufrir en silencio. Por otra parte, su palabra adquiere un peso considerable, porque representa para el Caballero un imperativo categórico. Enide, por tanto, retrasó su palabra lo más posible, sabiendo que de inmediato firmaría la muerte de su apacible felicidad, lo que no deja de suceder.

Arrancado de su sueño y de su locura, Erec reacciona de inmediato: comienza desde cero, para recuperar a su dama y encontrarse a sí mismo.

La alegría de la corte: entrada al huerto (c. 5664-5821)

Introducción

Ahora estamos en el umbral de la última aventura que hará de Erec un perfecto caballero y rey. Irresistiblemente atraído por la fama de la "Alegría de la Corte" (un nombre misterioso cuyo significado solo conoceremos al final), nuestro héroe ha llegado a la corte del Rey Évrain; éste le pidió en vano que abandonara una empresa casi imposible, pero Erec persistió.

El texto consta de varias partes claramente diferenciadas:

  • preparaciones para Erec (5664-5687);
  • El viaje al huerto y la desolación de la multitud que lo acompaña (5688-5721)
  • La descripción del huerto, primero maravillosa (5722-5766), luego aterradora (5767-5778)
  • Finalmente, el discurso del rey Évrain y su partida (5779-5821)

Este texto introduce nuevos elementos en la novela: mientras Erec se separa por primera vez de Enide, lo maravilloso hace su aparición, con su corolario, el horror. Finalmente, todo el texto se coloca bajo el signo de la ambigüedad: el nombre de la aventura anuncia "Alegría", pero todo contribuye, por el contrario, a la desesperación y al pavor.

preparativos para Erec (5664-5687)

Esta primera parte ya está bajo el signo del contraste y la ambigüedad: Érec ya está enteramente en el proyecto y la impaciencia; los signos positivos se multiplican: estamos “en la mañana”; Chrétien insiste en la “luz” (“adjorné” v. 5665, “esveil” v. 5666, “dawn clere et soleil” (v. 5667)…

Por el contrario, Enide se sumerge en la angustia y la oscuridad:

      Enide tiene mudo un gran aburrimiento desgarrado,
      Y todo ello es triste e irónico.
      La boca es la noche del imperio
      De sospecha y paor
      que ella tenía de su señor,
      que se ve a sí mismo en tal peligro.

Aquí comienza la separación entre los dos cónyuges: no experimentan lo mismo. Y por primera vez, Énide no está en el origen de esta aventura.

los puntos de vista se alternan: siempre internos, vemos primero el de Erec, luego el de Aenid, y de nuevo el de Erec.

La historia sigue una línea estrictamente cronológica, desde la inspección hasta la ropa y las armas, y aquí nuevamente, por primera vez desde su primera aventura, Erec lleva nuevas armas ofrecidas por el Rey: es otra señal más de renovación. . Luego somos testigos de la partida real: en una especie de cámara lenta, Chrétien no escatima ningún detalle, incluso el descenso de las escaleras, como para crear una expectativa y retrasar el momento fatídico.

El viaje al huerto y la desolación de la multitud que lo acompaña (5688-5721)

Esta escena contrasta fuertemente con la anterior:

  • El aislamiento de los dos personajes al despertar responde aquí a una multitud cada vez más numerosa y compacta: Chrétien expresa el número mediante numerosos plurales (“las casas, las personas de importancia, todos, estas palabras y estos discursos”), el enumeraciones y los términos totalizadores, notándose una impresionante unanimidad (Home ne fame, droit ne tort, grant ne petit, débil ne strong... La gran genz y la pequeña..."
  • El silencio de los héroes es respondido aquí por una multiplicidad de discursos, que van todos en la misma dirección: el anuncio de la desgracia y de la muerte, con la repetición de una fórmula que conocemos bien: “Con mar y fus” (v. 5708): es pues realmente un (re)comienzo… Estos gritos resuenan de la manera más siniestra, con la repetición de “¡Ahí! ¡Ay! que evoca los lamentos de un antiguo coro; se suceden las palabras desastrosas: luto, muerte, angustia, dolor... Pero sabemos que la palabra tiene un poder casi mágico...
  • Es la primera vez que la aventura emprendida por Erec adquiere una dimensión tan colectiva: es por tanto el destino de todo un pueblo el que estará en juego.

La ambigüedad y el misterio se espesan, por esta oximorónica "Alegría", que maldecimos, y que sólo produce traición y tristeza.

El Caballero parece aislado, insensible a esta desolación general, como lo había estado ante el dolor y la angustia de Enid en el pasaje anterior. El único sentimiento que expresa es la impaciencia por saber: la heroización del personaje está en su apogeo, ¡lejos de la cautela de Erec al comienzo mismo de la novela! Pero al mismo tiempo, su impaciencia también ha cambiado de naturaleza: aquí no busca ni la hazaña ni la gloria, sino el conocimiento: y Chrétien insiste, en el verso 5719, en un hermoso ritmo ternario ascendente, reforzado por el polisíndete:

      “Que sepa y vea y sepa”

La descripción del huerto, primero maravillosa (5722-5766), luego aterradora (5767-5778)

El Rey, Erec y toda su escolta llegan finalmente a un huerto; y asistimos a una intervención del Narrador, destinada a subrayar el carácter “veraz”, “histórico” de la descripción que nos va a dar; sin embargo, la huerta fue un espacio muy simbólico en la Edad Media, ya sea inspirado en la antigüedad grecorromana (piénsese en el "Jardín de las Hespérides", alto lugar de una proeza de Hércules, o incluso en el maravilloso jardín de Alcínoo, rey de los feacios en elOdisea) o de tradición judeocristiana (la palabra “paraíso” designa en realidad un jardín, o un huerto).

Un huerto maravilloso

Como en los jardines antiguos u orientales, lo maravilloso parece imponerse en un primer momento: éste está rodeado por un muro invisible, hecho de aire y no de piedra; es un lugar cerrado, protegido, alejado de la ciudad y del castillo (es decir, del mundo real).

Todos los ingredientes del tópico. “Locus amoenus” se encuentran allí: el lugar cerrado y protegido, la abundancia de frutos y plantas curativas y benéficas, la presencia de aves de todo tipo y sus cantos...

Pero ya, en el seno mismo de esta visión ideal, surge lo inquietante: el jardín estaba cerrado "por nigromancia" (v. 5734), es decir, ¡por magia negra! Y además, una extraña prohibición golpea este huerto: nada puede salir de él; los frutos deben consumirse en el acto.

Pero a Erec no le importa: para su alegría, entró en la huerta "por una entrada estrecha", con el Rey y todo su séquito; y él está enteramente en su exaltación:

       Erec aloit, lanza su falta,
      Entre la huerta,
      que se mata o canta
      Pájaros cantando leanz;
      Su alegría lo representó,
      La cosa tiene más cebo.

La irrupción del horror (c. 5767-5778)

Es en el preciso momento en que Erec deja paso a la Alegría cuando se le aparece la "maravilla", es decir el horror (v. 5766); la conjunción adversativa “pero” subraya esta ruptura. Ve estacas con cabezas cortadas; y el último, que parece destinado a él, lleva sólo un cuerno.

Las referencias a los cantos de gesto se multiplican: alusión a personajes como Thibaut l'Esclavon, Opinel o Fernagu, y sobre todo a este siniestro "cuerno", que no puede sino evocar al de Roland... Esto demuestra de nuevo que la aventura d'Érec tiene cambiado de dimensión, porque los héroes de las canciones de gesto pertenecían a una epopeya colectiva: como ellos, Érec lleva la esperanza, y el miedo de todo un pueblo.

el discurso del rey Évrain y su partida (5779-5821)

Esta espantosa visión, que contrasta violentamente con la belleza del huerto, es un enigma que el rey Évrain, fiel a su papel de anfitrión y guía, resolverá.

Su discurso está rigurosamente estructurado:

  • Una introducción, a la vez benévola (“Friends”) y trágicamente irónica: “si te importa tu vida…” Pero la mera presencia de Érec en este huerto demuestra que ya es demasiado tarde. Incluso si debe tener miedo de la amenaza, ¡ya no puede escapar de ella! La amenaza era vaga, porque nadie sabía qué caballero se iba a presentar: este comentario conlleva tanto una terrible amenaza como una promesa: porque Erec, que aparece como un "ángel de luz", es obviamente el que esperamos.
  • Entonces Évrain cambia abruptamente a la familiaridad: "Guardia, tu cabeza no se pone" : la amenaza se acerca. La maldición de la huerta parece no tener fin: si el destino de Erec es perecer, vendrán, eternamente, otras apuestas que se suman a las anteriores. El huerto celestial toma entonces la apariencia del Infierno.
  • finalmente, la explicación del cuerno: también es un objeto mágico, similar a las armas que sólo puede llevar el héroe predestinado (arco, espada…). Las palabras del Rey solo pueden animar aún más a Erec a probar la aventura.
  • Finalmente, se despide de Erec y lo invita a despedir a todos: el héroe se inclina por última vez hacia Enide, quien debe dejarlo en paz: por primera vez, ella no lo acompañará. Su silencio es elocuente: sea cual sea su dolor, comprende que Erec debe ir hasta el final de su aventura, para volverse plenamente él mismo, y para darle también a ella, plenamente, su condición de dama.

Conclusión

Esta entrada en la huerta maldita, y esta última aventura, nos permiten medir el camino recorrido por Érec y Énide desde su partida: primero luchó por sí mismo y por ella, luego por los demás (la doncella del bosque); à présent, il doit prendre une nouvelle dimension, qui le rapproche des héros des chansons de geste : c'est pour l'ensemble de la collectivité qu'il doit affronter la mort, remettre une nouvelle fois en danger le bonheur acquis, et vaincre el mal. Sólo con esta condición habrá cumplido su destino y él, a su vez, podrá ser Rey.