María de Francia: el Fresne

Aquí está el poema (las baladas) de Marie de France sobre el mito arthurien. En voici la version conté en français moderne. Le troisième lais est : le Fresne.

el Fresne

contenido

Le Fresne

Traeré de vuelta el Lai du Frêne, según el relato que se me ha dado.

Il existoit jadis dans la Bretaña, deux seigneurs qui étoient si proches voisins que leurs biens se touchoient. A-la-fois vaillants chevaliers et hommes riches, tous deux étoient mariés, et leur habitation n’étoit pas éloignée de la ville. L’une des dames devint enceinte, et au bout du terme, elle accoucha de deux enfants. Le mari, charmé de cet événement, s’empressa de le mander à son voisin; il lui envoie un messager pour lui faire part que sa femme étoit acouchée de deux enfants mâles, et pour le prier d’être parrain de l’un de ses fils. Le messager arrive chez l’ami pendant qu’on étoit à table, il s’agenouille et remet sa dépêche.

El vecino agradece al cielo la felicidad que siente su amigo y le presenta un magnífico caballo al enviado. Su esposa, que estaba comiendo junto a su esposo, comenzó a sonreír al escuchar el relato del mensajero; era falsa, altiva, calumniosa y envidiosa. Esta señora habló muy livianamente cuando dijo frente a sus sirvientes: Con la ayuda de Dios, me sorprende de verdad que el caballero nuestro vecino se atreviera a decirle a mi esposo cuál debe ser su vergüenza y su deshonra, ya que su mujer tiene dos hijos en al mismo tiempo. ¿Cómo publicar qué debería deshonrar a estos cónyuges? Sabemos perfectamente que él nunca se ha visto y que nunca veremos tal cosa, si la mujer no ha tenido tratos con dos hombres.

El marido, asombrado por tal lenguaje, mira fijamente a su esposa y la culpa por lo que acaba de decir. Señora —continuó—, será mejor que mantenga la boca cerrada antes que hablar así; es cierto que el parto merece la buena reputación de la que goza. La gente de la casa, presente en la escena que acababa de ocurrir, repitió las palabras de su ama. La noticia se difundió por toda Bretaña. Los malvados fueron culpados por todos los sexos; tanto los pobres como los ricos la odiaban y la despreciaban. El mensajero de regreso a su amo, le informó de la conversación que vio que escuchó. Este último lamentó mucho los comentarios que se habían hecho en la casa de su amigo; sintió aversión por su esposa y pensó que ella realmente lo había engañado; a partir de ese momento tuvo una mala casa, y no tuvo más confianza en la madre de sus hijos; parecía que este marido buscaba todos los medios imaginables para afligir a esta infeliz mujer, tan convencido estaba de que ella era culpable.

La señora que había hablado tan mal quedó embarazada a su vez en el mismo año y, llegando a su término, dio a luz a dos hijas. Te pregunto si la vecina no fue entonces bien vengada, y qué arrepentimientos tuvo a su vez la malvada. Infeliz de ser, dijo, ¿qué voy a hacer? aquí estoy deshonrado de por vida. Seré despreciado por mi esposo y mis padres que me odiarán, según los comentarios que hice sobre mi vecino. Ya no querrán creer en mi virtud en cuanto se enteren de mi aventura, me he condenado por sostener que una mujer no puede tener dos hijos si no ha tenido negocios con dos hombres. Sin embargo, me sucede tal desgracia y me encuentro en la misma situación que mi vecino.

Ahora veo la verdad del adagio: el que difama a los demás y los culpa, a menudo no sabe lo que debe sucederle. Mejor es el elogio que la crítica; porque si hubiera aprovechado este consejo, no sería tan digno de lástima. Debo matar a uno de los niños; Prefiero implorar misericordia divina por este crimen que ser degradado y maltratado. Las personas que atendieron a esta mujer se apresuraron a consolarla y le advirtieron que no sufrirían la ejecución de un delito similar. La dama tenía consigo a un joven de condición libre a quien había criado y a quien apreciaba. Al ver a su protectora llorar y quejarse, la joven afligida buscó todos los medios para consolarla.

Señora, le dijo, este dolor no se adapta a su condición; por favor cálmate y escucha mi consejo. Me darás uno de los niños y yo te libraré en secreto de él para que no lo vuelvas a ver nunca más. Nadie puede culparte ahora. Llevaré a tu hija a la puerta de un convento; Lo cuidaré al máximo en el camino, y me atrevo a presumir, con la gracia de Dios, que lo encontrará algún mojigato que se encargará de criarlo. La dama se complació mucho con esta propuesta; le prometió a la virgen que por el gran servicio que deseaba prestarle, se comprometería a recompensarla debidamente. La hermosa niña estaba envuelta en un lino muy fino, cubierta con una tela de seda rojiza.

La Meschine vio el mohoso que el marido de la dama había traído de Constantinopla. Nunca se había visto un material tan hermoso. Con un trozo de cinta, le ataron un gran anillo de oro alrededor del brazo, que pesaba más de una onza. Estaba rodeado de granates y estaba grabado el nombre del lugar donde se colocaría al niño. Esta precaución se tomó para que quienes encontraran a la pobre pequeña supieran que ella nació bien y que pertenecía a gente rica. La virgen tomó al niño y lo sacó del dormitorio; Aprovechando la oscuridad y el silencio de la noche para salir de la ciudad, primero toma la carretera principal, cruza el bosque, luego a lo lejos, a la derecha, la virgen habiendo escuchado el canto de los gallos y el ladrido de los perros, supuso que de este lado debía haber un pueblo. Esta esperanza reaviva sus fuerzas y lo hace redoblar. Sus expectativas no fueron engañadas, entró en una ciudad considerable, donde había una rica abadía de mujeres.

Muchas monjas estaban allí bajo la dirección de una abadesa. El joven luego de considerar las distintas partes del monasterio, como las torres, las murallas, el campanario, se detuvo frente a la puerta para implorar el favor del cielo. Después de arrodillarse, dijo la siguiente oración. Dios mío, dame la gracia de tu santo nombre para tener piedad de este niño y protegerlo de toda desgracia. Terminada su oración, la virgen mira hacia atrás y ve un fresno muy grande, cuyo eje está dividido en cuatro ramas que cubren el suelo alrededor de su sombra. Inmediatamente tomando a la inocente criatura que había puesto en sus brazos, se apresura a colocarla en este árbol, luego, habiéndolo recomendado una vez más a Dios, la señorita se marcha para regresar a su señora, y darle cuenta de lo que tenía. hecho.

En la abadía quedaba un portero cuyas funciones eran abrir las puertas a las personas que acudían a los rezos. Ese día este hombre se levantó más temprano de lo habitual. Después de haber encendido las velas y las lámparas, tocando las campanas, abre la puerta grande y sale; el primer objeto que le llama la atención cuando mira el fresno es la tela de seda en la que estaba envuelto el niño. Suponiendo que este objeto podría haber sido robado, el portero se apresura a acercarse al árbol para tomar este material y entregárselo al verdadero dueño. Pero cuando le puso la mano encima, el prud'homme descubre que la tela de seda se usó para envolver a un niño. Dio gracias al cielo, fue a llevarse a esta inocente criatura, la llevó inmediatamente a su casa, se la dio a su hija, que era viuda y tenía un hijo pequeño al que estaba amamantando.

El mojigato que regresa a la casa llama a la joven viuda y le dice: Vamos, hija mía, levántate enseguida, enciende la vela y el fuego. Te traigo un niño que encontré en el fresno, lo calentarás, lo bañarás y lo alimentarás con tu leche. La viuda siguió las órdenes de su padre punto por punto, enciende el fuego, calienta al niño, lo baña y lo chupa; luego, mientras desnudaba al pequeño, la vista del anillo de oro y la tela de seda, hizo presumir a estas buenas personas que el niño abandonado debía pertenecer a una clase alta. Al día siguiente del servicio, cuando la abadesa salía de la iglesia, el portero se acercó a ella para contarle su aventura. La abadesa pide ver a este niño vestido de la misma forma en que lo habían encontrado. Van a buscarlo, y la señora, después de haberlo examinado bien, advierte que se hará cargo de su educación, que lo criará como a su sobrina.

La abadesa prohíbe al portero dar a conocer la forma en que este niño fue abandonado y encontrado en un fresno cuyo nombre le dieron y que ella guardaba. Finalmente, el niño fue alimentado en la abadía bajo la mirada de la abadesa, quien lo llamó su sobrina. Cuando Frêne alcanzó esa edad en la que la naturaleza entrena a los jóvenes, superó en belleza y bondad a todas las jóvenes de Bretaña. La bondad de su carácter, el encanto de su conversación, hicieron que todos la apreciaran, y sus cualidades aún superaban las gracias de su rostro. Era tan buena, tan amable, tan bien educada, hablaba con tanta dulzura y gracia que no se podía ver sin amarla y estimarla.

En Dol existía un señor llamado Buron, a quien sus vasallos apreciaban. Escuchó sobre las buenas cualidades de Ash y no pudo evitar amarla. Al regresar de un torneo, pasó por el convento y le rogó a la abadesa que enviara a buscar a su sobrina. El caballero encontró a la joven tan por encima del retrato que se había hecho de ella que estaba completamente enamorado de él. Se considerará muy infeliz si no obtiene el amor de esta belleza. Su razón es confusa y no sabe qué resolver, ni qué rumbo tomar. Si viene con demasiada frecuencia a la abadía, el superior descubrirá el motivo de sus visitas y le prohibirá continuarlas. A fuerza de reflexionar sobre su situación, pensó que haciendo varias donaciones al convento lo enriquecería para siempre, y que pediría a cambio un piso para ocuparlo cuando pasara por el cantón. Para ganarse la confianza de las monjas les dio un terreno considerable, para que la gente rezara por él, pero Buron tenía muchas otras razones además de pedir perdón por sus faltas.

Tan pronto como obtuvo el objeto de su solicitud, a menudo venía al monasterio para encontrar la oportunidad de hablar con Ash. Le rezó tanto, le hizo tan hermosas promesas que esta jovencita finalmente consintió en concederle su amor. Habiendo obtenido los favores de su bella, le habló un día en estos términos: Bella amiga, ya que me has elegido por amante, sígueme a mi castillo. Juzga el enfado de tu tía si se enterara de nuestros amores y cuál sería su enfado si quedaras embarazada. Si me crees, ven conmigo, nunca te faltará nada y compartirás mis riquezas. El hermoso fresno, que amaba tiernamente a su amiga, cedió fácilmente a sus deseos y siguió a Buron al interior de su castillo. Llevaba en su vuelo el anillo y el material que le serviría para hacerla reconocer algún día. La abadesa le había contado cómo la habían encontrado en un árbol, por lo que Ash guardó los diversos objetos en los que estaba envuelta en una caja de seguridad.

Fue una gran felicidad para esta infeliz joven, que la buena abadesa que la había criado y alimentado devolviéndole el anillo y el material le hubiera enseñado cómo había sido abandonada desde su nacimiento, y por qué casualidad la había abandonado. caído en sus manos. Sabiendo lo importantes que eran estos dos objetos para ella, Ash tuvo cuidado de no olvidarlos. Así que los cuidó al máximo y se aseguró constantemente de que no se extraviaran. Buron, cuya ternura era extrema, llevó a su bella amante a su tierra, donde se hizo amada y querida por todos los que la conocían. Habían estado juntos durante mucho tiempo, cuando los caballeros le expusieron repetidamente a su señor que se sentirían halagados de verlo casarse con una mujer de su rango y de despedir a su amigo para tener un heredero. Los caballeros le dan una idea de que si deja su tierra a un extraño oa su amada, ya no lo considerarán señor y dejarán de servirlo. Buron, obligado a ceder al consejo de sus caballeros, les preguntó a qué mujer de la provincia podía llevar.

Señor, aquí cerca hay un hombre prudente, padre de una hija única y muy rica. Esta joven que es la más bonita del cantón se llama Coudre. Entonces, al abandonar Ash, tendrás que reemplazarlo por Coser; este último da fruto, y la ceniza no da fruto. Se aceptó la solicitud realizada a los padres. Pero desafortunadamente ! los caballeros no sabían que las dos jóvenes eran hermanas gemelas. Ash era la infeliz mujer abandonada, y su hermana estaba destinada a convertirse en la esposa de su amiga. El matrimonio finalmente se detiene, y tan pronto como Ash se entera de que su amiga se va a casar, no deja rastro de dolor y se dedica al trabajo más duro. Ella sirve a su señor como de costumbre y se ocupa de todos; por eso todos los invitados o los de la casa se maravillaron de su valentía y dedicación. Los amigos de Buron fueron al castillo el día de la boda, al igual que el arzobispo; los caballeros del pueblo de Dol le trajeron la nueva novia.

La madre de Coudre había acompañado a su hija; temiendo que su yerno volviera con su primer amor, quería aconsejarle que enviara a Ash de regreso y que la casara con un buen hombre. La boda fue muy hermosa, y mientras se entregaban al placer, Ash recorrió las habitaciones del castillo para ver si todo estaba en su lugar y si no faltaba nada. No parecía que este matrimonio la desagradara, pues había servido a la nueva novia con tantas gracias que los invitados no pudieron recuperarse de su sorpresa. Todos elogiaron su conducta, su cuidado y su actividad. La madre, admirando el coraje, la paciencia, el buen corazón de Ash, le concedió su estima y amistad. ¡Ah! si hubiera reconocido a su hija, sin duda no habría querido quitarle a su amiga. Siempre atento, Ash tendrá preparado el lecho nupcial. Dejando su abrigo, muestra a los chambelanes cómo debe hacerse para adaptarse al gusto de su señor. La cama estaba preparada, y al ver que estaba cubierta con un material no rico y de mal gusto, Ash abrió su cofre, sacó de él el hermoso material en el que había sido envuelto, y lo usó para decorar la cama de su amigo. . Lo hizo con mucho más placer ya que el Arzobispo vendría a bendecir la habitación de los dos esposos y cumplir con su ministerio.

Tan pronto como todo estuvo listo, la madre llevó a Sewing a la cámara nupcial y quiso que durmiera. Lanzando sus ojos sobre la cama, ve el material precioso, lo reconoce, recuerda el uso que hace de él, luego experimenta un estremecimiento involuntario. ¿De dónde puede venir este material? ¿Por qué casualidad se encuentra en el castillo de mi yerno? Para aclarar esto, la dama llama a un chambelán; Dime, amigo mío, debes saber, ¿cómo se convirtió tu maestro en el dueño de estas cosas? La complaceré, señora, es Ash, el joven que lo trajo; viendo que la manta de mi señor no era lo suficientemente rica para un día tan solemne, le dio la que ves. Llámala de inmediato, y en cuanto lo vea: ¡Ah! hermosa amiga, le dijo la madre, por favor dime dónde se encontró esta buena cosa, de dónde viene, quién te la dio? La señora, mi tía la abadesa que cuidó de mi infancia y me crió, me dio este material y un anillo de oro, y me recomendó que los guardara preciosamente. Sin duda me las dieron los autores de mi época que me enviaron al convento.

Hermoso amigo, ¿no puedo ver este anillo? sí señora, sin duda lo buscaré y se lo traeré. Tan pronto como la dama la miró, reconoció el anillo, ya no dudó que Ash era su hija. Bésame, niña mía, eres mi hija; la revolución que experimentó esta infeliz madre cuando pronunció estas palabras, la hizo caer en la paternidad. Volviendo en sí, la señora convoca a su marido, que llega bastante asustado ”. Nada más entrar, su esposa cae de rodillas, lo besa y le ruega que la perdone. El marido, que no sabía nada de la aventura, respondió: Señora, no hay disputa entre nosotros, por favor, levántese, que están todos perdonados. Por favor déjeme saber lo que quiere. Señor, no confesaré mi falta hasta que me hayas escuchado y luego me hayas perdonado. Recuerda el juicio precipitado que di a mi vecina que había dado a luz a dos niños. Hablé contra mí mismo sin saberlo. A mi vez tuve dos hijas al mismo tiempo; Escondí uno que fue llevado a un convento. Lo envolví en el material precioso que me habías traído de Constantinopla, y escondí entre sus pañales el hermoso anillo que me habías regalado la primera vez que me hablaste.

Bueno, señor, nada se puede ocultar, acabo de encontrar aquí el material, el anillo y mi hija que había perdido por mi culpa. Es esta persona tan amable, tan sabia y tan hermosa que el caballero amó durante mucho tiempo, y cuya hermana acaba de casarse. Señora, respondió el marido, estoy muy satisfecho y muy feliz de haber encontrado a nuestra hija antes de que se agravara la culpa, el cielo nos concede sus favores por partida doble. Ven, mi querido hijo, ven y besa a tu padre. Ash está en el colmo de la felicidad, ya que acaba de reunirse con sus padres. Su padre los dejó inmediatamente para ir a hablar con su yerno y con el arzobispo, y compartirles esta noticia. En cuanto se le informó, Buron no pudo contener su alegría, y el prelado dio el consejo de esperar hasta que pasara la noche, porque al día siguiente rompería los nudos que había formado el día anterior. Por tanto, se decidió que el primer matrimonio sería declarado nulo y que Buron se casaría con su amiga con el consentimiento de sus padres. El padre dividió su propiedad en dos partes iguales, una de las cuales fue entregada a Ash. Cuando el caballero y su esposa regresaron a su país, luego de la boda, que fue muy hermosa, se llevaron consigo a Sew, su otra hija, quien encontró una fiesta muy rica en su país.

Quand on connut cette aventure et sa fin , les Bretones en firent le Lai du Frêne, ainsi appelé de la dame qui en est le sujet