Cuento vasco: el Tartaro

QUI, ou qu’est-ce que le Tartaro ou Tartare ? « Oh! vous voulez dire l’homme avec un œil au milieu de son front, » est la réponse rapide et universelle. Le Tartaro est le Cyclope, l’œil rond du soleil, κύκλωψ. Mais le mot Tartaro n’a apparemment rien à voir avec cela. M. Cerquand, dans ses « Légendes et Récits Populaires du Pays Basque », dérive le mot de Tartare, Tartare, de la même manière que le mot français Ogre dériverait de Hongrois, Ugri. 

La única objeción a esta derivación altamente probable (aún más probable por una variante suletina, Moiriak) es la fecha relativamente tardía (siglo XIII) de la primera aparición de los tártaros en Europa. Además, es perfectamente cierto que en muchos cuentos el Tártaro sustituye y se identifica con el gigante o el ogro; pero tal no nos parece que sea la concepción original de este monstruo mitológico, y nunca hemos oído de un vasco analfabeto tal descripción de él. 

Para ellos es simplemente un cíclope: un hombre enorme, con un ojo en el centro de la frente.

Tártaro

Érase una vez el hijo de un rey que, como castigo por una falta, se convirtió en un monstruo. Sólo podía volver a ser hombre si se casaba. Un día, conoció a una joven que lo rechazó porque le tenía mucho miedo. Y el tártaro quiso ofrecerle un anillo que ella no aceptó. Sin embargo, se lo envió a través de un joven. 

Tan pronto como el anillo estuvo en su dedo, comenzó a decir: "Tú allí y yo aquí". Todavía estaba gritando eso, y Tartarus la perseguía incesantemente; y, como la doncella le tenía tanto horror, le cortó el dedo y el anillo, y los arrojó a un gran estanque, y allí se ahogó el Tártaro.

Tartaro, versión de Abbadie

Nuestra siguiente historia fue comunicada por M. d'Abbadie a la Sociedad de Ciencias y Artes de Bayona. El narrador es el Padre Heguiagaray, párroco de Esquiule en La Soule:–

En mi infancia, a menudo escuché de mi madre la historia del Tártaro. Era un coloso, con un solo ojo en medio de la frente. Era pastor y cazador, pero cazador de hombres. Todos los días comía una oveja; luego, después de una siesta, todos los que tuvieron la desgracia de caer en sus manos. Su casa era un granero grande, de paredes gruesas, techo alto y una puerta muy fuerte, que solo él sabía abrir. Su madre, una vieja bruja, vivía en un rincón del jardín, en una choza construida con turba.

Un día, un joven poderoso fue atrapado en las trampas de Tartarus, quien lo llevó a casa. Este joven vio al Tártaro comiéndose una oveja entera, y supo que solía dormir la siesta, y que después le llegaría su turno. En su desesperación, se dijo a sí mismo que tenía que hacer algo. Tan pronto como el tártaro comenzó a roncar, puso el asador en el fuego, lo enrojeció y lo hundió en el único ojo del gigante. Inmediatamente se levantó de un salto y echó a correr tras el hombre que lo había herido; pero fue imposible encontrarlo.

“No escaparás. Está muy bien esconderse, dijo; pero sólo yo sé el secreto de cómo abrir esta puerta. »

El tártaro abrió un poco la puerta y dejó salir a la oveja entre sus piernas. El joven le quita el cascabel al carnero grande, se lo pone al cuello, echa sobre su cuerpo la piel de la oveja que el gigante acaba de comer y camina a cuatro patas hacia la puerta.

El tártaro lo examina tocándolo, nota la artimaña y se aferra a la piel; pero el joven se resbala de la piel, se zambulle entre sus piernas y huye.

Inmediatamente se encuentra con él la madre del Tártaro, y le dice:

“¡Oh, joven afortunado! Has escapado del cruel tirano; llévate este anillo como recuerdo de tu escapada. »

Él acepta, se pone el anillo en el dedo, e inmediatamente el anillo comienza a gritar: “¡Heben nuk! Heben nuk! (“¡Me tienes aquí! ¡Me tienes aquí!”)

El tártaro lo persigue y está a punto de alcanzarlo, cuando el joven, loco de miedo e incapaz de quitarse el anillo, saca su cuchillo, se corta el dedo, lo tira y escapa así a la persecución del tártaro. tártaro. .