María de Francia: Eliduc

Aquí está el poema (las baladas) de Marie de France sobre el mito arthurien. En voici la version conté en français moderne. Le douzième lais est : Eliduc.

Eliduc

contenido

Eliduc

Francamente voy a recitar un Lai bretón muy antiguo, y lo traeré tal como lo aprendí, sin cambiar nada.

Il étoit en Bretaña un chevalier brave, courtois et généreux appellé Eliduc, qui n’avoit pas son pareil dans le pays. Il avoit épousé une femme bien née, aussi aimable que sage qui faisoit son bonheur. Ils s’aimoient beaucoup quoiqu’ils fussent mariés depuis longtemps. Mais il advint que la guerre ayant été déclarée, Eliduc fut obligé d’aller combattre en pays étranger. Il y fit laconnoissance d’une jeune personne d’une beauté rare, nommée Guillardun, laquelle étoit fille d’un roi et d’une reine. La femme d’Eliduc étoit appelée Guildeliiec dans la Bretagne, aussi le Lai est-il intitulé de Guikleluec et de Guillardun après avoir porté le titre de Lai d’Eliduc. Mais ce titre a été changé à cause des deux dames. Quoi qu’il en soit je vous dirai la vérité à l’égard de l’aventure qui a fourni le sujet de ce Lai.

Eliduc tenía por señor a uno de los reyes de la Pequeña Bretaña que lo amaba tiernamente, por los servicios que le había prestado. Tan pronto como el rey se fue de viaje, Eliduc tomó el mando de la tierra, que gobernó sabiamente. A pesar de todos los servicios que prestó, Eliduc tuvo que sufrir muchas penas. Tenía derecho a cazar en todos los bosques de su señor, y no habría encontrado un guardabosques lo suficientemente atrevido para contradecirlo o murmurar sobre lo que cazaba para los placeres del rey. Sin embargo, personas envidiosas hicieron informes infieles al príncipe, quien se peleó con su favorito. Eliduc, cuyo favor había despertado la envidia de los cortesanos, fue acusado y pronto despedido de la corte, sin causa aparente.

En vano rogó al rey que le concediera una entrevista privada para probar su inocencia; el príncipe nunca respondió a su pedido, y el caballero viendo que sus pasos eran inútiles, decidió abandonar la corte y regresar a casa. Tan pronto como regresa, convoca a todos sus amigos, les advierte que no puede saber los motivos de su señor para estar resentido con él, especialmente porque lo ha servido fielmente. Estaba lejos de esperar tal recompensa, pero mi posición prueba la verdad del proverbio del villano que dice que un hombre sabio y erudito nunca debe disputar con su caballo de arado, y nunca debe contar con la gratitud de su príncipe; el vasallo debe fidelidad a éste, como a sus vecinos servicios de amistad.

El caballero advirtió a sus amigos. que iba al reino de Logres; durante su ausencia su esposa gobernará su tierra y él les ruega que lo ayuden con todas sus fuerzas. Los amigos de Eliduc estaban profundamente entristecidos por su partida. Se lleva consigo diez caballeros. Su esposa viene a acompañarlo y la separación de los dos esposos es muy triste. Eliduc promete a su esposa no olvidarlo nunca y amarlo siempre. Llega a un puerto de mar donde se embarca, y viene a descender en el Totenois, país gobernado por varios príncipes que hacían la guerra entre ellos.

Del lado de Excester, un pueblo de la misma provincia, estaba un príncipe muy poderoso pero muy anciano que no tenía más heredero que una hija en edad de casarse. Estaba en guerra con un príncipe, su vecino, porque le había negado la mano de su hija, y el enemigo a menudo venía a saquear su tierra. Mientras esperaba a su hija, se retiró a un castillo fortificado, para que los guerreros encargados de defenderlo no tuvieran que temer sorpresa ni ningún otro tipo de ataque. Tan pronto como nuestro caballero se enteró de la posición del anciano, no quiere ir más lejos y se queda en el país.

Eliduc examina qué príncipe ha sufrido más los estragos de las tropas para ofrecerle sus servicios y ponerse a su sueldo. Era el rey, padre de la joven. Le mandó decir a través de uno de sus escuderos que había dejado su país para venir a su reino. Si quieres detenerme con mis caballeros, haz que te dé un salvoconducto para ir a buscarte. El rey recibió perfectamente a los mensajeros; llama a su alguacil, le ordena que tenga el mayor cuidado de los recién llegados, para que nada les falte, y que se encargue de que se les entregue inmediatamente el dinero que les sea necesario. Se firma el salvoconducto y se envía inmediatamente a Eliduc quien, habiéndolo recibido, se apresura a llegar.

El rey recibió maravillosamente al caballero y lo colmó de amistad. Se alojó en casa de uno de los buenos burgueses de la ciudad que le cedió su mejor apartamento. Eliduc vivió muy honorablemente e invitó a todos los pobres caballeros a su mesa. Prohibió a su pueblo, bajo las penas más severas, no exigir nada a los habitantes durante los primeros cuarenta días, ni en provisiones ni en dinero. Eliduc había llegado sólo tres días antes de que los centinelas hicieran saber que el enemigo avanzaba. Extendidos por todo el país, su diseño era unirse para poner sitio a la ciudad. Tan pronto como Eliduc se entera de la noticia, se arma con sus compañeros y marcha a la cabeza de sólo catorce caballeros. Los demás fueron heridos o hechos prisioneros.

Los hombres que seguían a Eliduc y que marchaban contra el enemigo le dijeron: Señor, nunca te abandonaremos y seguiremos siempre tus pasos y tu ejemplo. Así es mis amigos; ¿No podría alguno de ustedes enseñarme un paso de arma peligroso para sostenerlo, pero desde el cual uno puede hacer mucho daño al enemigo? No creo que lo esperábamos aquí, el lugar no me parece lo suficientemente bueno y allí recibiríamos pocos honores. Uno de los guerreros dijo: Señor, en este bosque hay un camino situado cerca de un camino muy angosto que debe servir de retiro al enemigo cuando lo hayamos derrotado.

Sus caballeros regresan muy a menudo después de ser desarmados. Creo que por este medio sería fácil hacer una gran carnicería. Mis amigos, continuó Eliduc, este medio requiere una seria consideración, porque ofrece demasiadas oportunidades. Todos sois hombres del rey y debéis servirle fielmente. Prométeme seguirme y hacer lo que yo haré, me atrevo a prometerte que no te pasará nada malo y que podré servirte útilmente. Los caballeros se esconderán en el bosque cerca del camino, esperando la llegada del enemigo.

Eliduc enseña y explica a su gente cómo atacarlo. Cuando hubieron llegado al lugar más angosto, Eliduc dejó oír su grito de armas y recomendó a sus compañeros que hicieran lo que habían acordado. El enemigo, puesto en mala posición, se presentó y sorprendido con asombro al ver las medidas que se habían tomado, se vio obligado a retirarse, dejando a su condeestable entre los prisioneros que habían sido entregados a los escuderos y cuyo número había aumentado se eleva a cincuenta y cinco. No estoy hablando de tomar caballos, tripulaciones y botín.

Todos los ganadores se van a casa contentos con las ganancias del día. El rey, montado en una alta torre, temía por sus hombres; se quejó de Eliduc, de quien sospechaba que lo había abandonado. Ve una gran tropa que regresa cargada de botín. Y como el número de sus hombres que vinieron a la ciudad era mucho mayor que cuando se fueron, el rey no los reconoció. En la duda en que estaba, dio orden de cerrar las puertas, hizo subir a sus soldados las murallas para defenderse de los rincones; afortunadamente estas órdenes son inútiles. Un escudero enviado a descubrir, regresa y da a conocer los detalles de la victoria obtenida por Eliduc; cuenta la marcha que había seguido, cómo él solo había hecho, además del alguacil, veintinueve prisioneros sin contar los muertos y los heridos.

El rey se alegró mucho con esta noticia, e inmediatamente descendiendo de la torre, fue al encuentro de Eliduc, lo felicitó por su éxito y le entregó los prisioneros para el rescate. Eliduc distribuye todo el botín a sus compañeros de armas, y les abandona enteramente la parte que le corresponde; retuvo para sí solo tres caballeros; prisioneros cuyo valor había notado durante la pelea. El rey, lleno de estima por Eliduc, lo retuvo durante un año con sus compañeros de armas y al cabo de este tiempo el monarca lo nombró guardián de su tierra. .

Al coraje, a la cortesía, a la sabiduría, a la generosidad, Eliduc añadió belleza. La hija del rey, que se había enterado de sus hazañas, le envió a uno de sus chambelanes para que le rogara que fuera a verla y le contara la historia de sus grandes hazañas; ella también le mostró su asombro de que aún no hubiera venido a visitarla. Eliduc responde que irá a la princesa y hará su voluntad. Monta su buen caballo, seguido de un solo caballero, y llega a la joven dama. Antes de entrar, Eliduc le pide al chambelán que informe a la princesa de su llegada. Éste, con aire alegre, vuelve a decirle que se le espera con impaciencia.

Eliduc se presenta modestamente frente a Guillardon, la hermosa joven, a quien agradece por haberlo pedido y es muy bien recibido. Toma al caballero de la mano y lo lleva a una cama donde lo hace sentarse a su lado. Después de hablar de esto y aquello, la joven consideró muy atentamente la figura, el tamaño y el andar del caballero a quien encuentra impecable. El amor le dispara una flecha que lo invita a amarlo; luego palidece, suspira y no se atreve a confesar su martirio, por miedo a perder la estima de su conquistador. Luego de una larga conversación, Eliduc se despide de la belleza que quería detenerlo, luego regresa a su hotel todo preocupado y pensativo.

Recordó con placer el sonido de la voz y los suspiros de la princesa. Lamenta no haberla visto más a menudo desde que está en el país. Luego se recupera, pensando en su esposa a quien le hizo la promesa de permanecer fiel. Pero la belleza quiere hacerlo su amigo. Ella nunca encontró un caballero más digno de su amistad y todo su cuidado se empleará para preservarlo. La noche transcurrió en estos reflejos y, por su parte, la princesa no podía cerrar los ojos. Se levanta temprano en la mañana, llama a su chambelán y lo lleva a una ventana, le cuenta el estado de su corazón.

Tienes que admitirlo, soy muy infeliz y no sé qué hacer. Amo tanto al caballero que pierdo el descanso y el sueño. Si quiere amarme con lealtad y darme su corazón, mi felicidad será complacerlo. Además, qué feliz porvenir para él, será rey de esta tierra que gobernará sabiamente; ¿Si él no me amara? ¡Ay! moriría de dolor. Cuando la princesa hubo terminado con sus quejas, el chambelán le dio un consejo muy sabio. Señora, ya que ama al caballero, asegúrese de que comparta su amor.

Le dirás que le envías un cinturón, una cinta o un anillo; si recibe este regalo con transporte y está feliz de tenerlo, tú lo estás; seguro que comparte tus sentimientos; no hay soberano bajo el cielo que no estuviera en el colmo de la alegría, si quisieras amarlo. La joven después de haber escuchado a su chambelán respondió: ¿Cómo puedo estar segura de ser amada? Soy muy consciente de que nunca hemos visto tal propuesta hecha a ningún caballero. Dioses, sería infeliz si se riera de mí.

¿Por qué no hay ciertos signos para leer el corazón humano? Vamos, vamos, amigo mío, prepárate. Señora, estoy listo. Irás por mí a saludar mil veces al caballero; le darás este anillo de oro y mi cinturón. El chambelán se va y la princesa casi lo llama; pero ella lo deja ir y se aflige mientras espera su regreso. ¡Qué desgraciado soy de haberme unido a un extranjero, porque no sé su nacimiento y si permanecerá mucho tiempo en el reino! Por lo tanto, tendré dolor, hay que admitirlo, actué con mucha ligereza.

Ayer hablé con él por primera vez y hoy se lo pido con mucho cariño. Sin duda me culpará; no, es valiente, es sin duda galante y me agradecerá mi acercamiento. Si no quiere escucharme, me veo como la más desafortunada de las mujeres, nunca tendré placer en mi vida. En el intervalo que la princesa estuvo desolada, el chambelán se apresuró a ejecutar su encargo. Llega a casa de Eliduc, lo saluda de parte de su ama, le entrega el anillo y el cinturón que él se encargó de entregarle. El caballero agradece al chambelán, pone el anillo en su dedo y abrocha el cinturón alrededor de su cuerpo.

El caballero no dice nada más, pero ofrece oro al chambelán que, después de haberle dado las gracias, regresa inmediatamente para dar cuenta de su mensaje. Encuentra a la princesa en su apartamento, la saluda y le da las gracias en nombre del caballero. Bueno, dijo ella, no me ocultes nada, Eliduc quiere compartir mi amor. Creo que sí, señora, creo que el caballero es demasiado sincero y demasiado galante para engañarla. Cuando llegué a su casa, lo saludé de tu parte y le di tu regalo. Inmediatamente puso tu anillo en su dedo y tu cinturón alrededor de tu cuerpo, luego lo dejé.

Quizá me sacrifiquen; ¿Parecía satisfecho? Señora, no lo sé, pero si él hubiera rechazado su oración, habría rechazado sus regalos. En realidad pareces estar tomando esto como una broma, estoy bastante seguro de que no cree en los sentimientos que tengo por él. Sin embargo, no le he hecho otro mal que amarla tiernamente. Si me odiara, me moriría de dolor. Hasta que venga, no quiero decirle nada, ni por ti ni por otros. le mostraré la fuerza de mi amor; Desafortunadamente, no sé si se quedará con nosotros mucho más tiempo.

Señora, sé que el rey lo tiene bajo juramento desde hace un año. Entonces tienen total libertad para verse y hablar entre ellos. Cuando la princesa supo que su amante se iba a quedar, se regocijó con la noticia. Por su parte, Eliduc sufrió mucho desde el momento en que conoció a la joven de la que estaba muy enamorado. A partir de ese momento no tuvo placer; siempre estaba pensando en Guillardón, y el recuerdo de la promesa que le había hecho a su mujer al dejarla envenenó su felicidad. Eliduc deseaba conservar la fidelidad a su esposa, pero los encantos de Guillardon hicieron desvanecerse todas sus resoluciones. Il avoit la liberté de la voir, de lui parler, de l'embrasser, mais il ne fit jamais rien qui pût tourner au déshonneur de son amie, tant pour garder sa promesse envers sa femme, que parce qu'il étoit à la solde del Rey.

Eliduc no puede soportar los dolores que soporta; seguido de sus compañeros, se dirige al castillo para hablar con el rey cerca de quien verá a su amigo. El monarca acababa de cenar; y después de la comida se fue a descansar a los aposentos de la princesa. Incluso jugó una partida de ajedrez con un caballero que regresaba del extranjero. Guillardón se mantuvo cerca de los jugadores para aprovechar su ejemplo. Eliduc entra en este momento. El rey le hace un gran amigo y le invita a sentarse a su lado. Entonces llamando a su hija, le dijo: Doncella, debes unirte a este caballero y honrarlo; porque en valentía no se encontraría igual entre quinientos.

La joven estaba muy feliz por el pedido que acababa de recibir. Ella se aleja, llama a Eliduc y lo invita a venir y estar a su lado. ¡Vaya! ¡Qué enamorados están! La princesa no se atreve a iniciar la conversación, el caballero tiene miedo de hablar. Sin embargo, agradece a Guillardón el regalo que ella se dignó enviarle; él le asegura que nunca ha recibido nada más precioso. La princesa responde que se sintió halagada de que él hubiera hecho uso del anillo y el cinturón. Te amo tan apasionadamente que quiero tomarte como mi esposo; y si no puedo tenerte, nunca me casaré.

Señora, no puedo expresar lo suficiente mi gratitud por el amor que me brinda, y experimento la mayor satisfacción al saber que me estima. Pero no sé si me quedaré mucho tiempo en vuestros estados, ya que a vuestro padre sólo le prometí servirle durante un año. Además, no lo dejaré hasta que la guerra haya terminado por completo, luego iré a mi país, si, sin embargo, me da permiso. La virgen le respondió: Veo, amigo mío, que eres sabio y cortés, creo que has pensado en todo; eres incapaz de fallar, y te quiero tanto que seguiría todo lo que me digas.

Los dos amantes se separan, Eliduc regresa muy contento a su hotel por la confianza que le ha hecho a su amigo de su amor que va en constante aumento. el duque por su valentía, hizo prisionero al rey que había declarado la guerra a su soberano y libró al país del flagelo de la guerra. Por lo tanto, fue muy apreciado por su coraje, sus consejos y su generosidad. Mientras estas cosas sucedían, el rey en cuyos estados se encontraba la propiedad de Eliduc, envió por él; incluso tuvo tres mensajeros fuera del estado para tratar de descubrir el lugar de su estadía. Le dijo que los enemigos estaban asolando y saqueando sus tierras, apoderándose de sus castillos y desolando su reino.

El rey se había arrepentido muchas veces de la conducta que había tenido con Eliluc, especialmente por haber creído las calumnias que habían proferido los traidores y cuyas consecuencias lo habían obligado a abandonar el país y exiliarse. El príncipe, al informar al caballero de la necesidad que tenía de su valor, le expresó todo su pesar por no tenerlo más en su estado. Le rogó, lo conjuró en nombre de la alianza que habían contraído cuando recibió su fe y su homenaje para que viniera a ayudarlo en la penosa situación en que se encontraba. Cuando Eliduc recibió esta noticia, se apenó mucho por la joven belleza que tanto lo amaba y de quien estaba tan violentamente enamorado.

Sin embargo, nada había pasado entre ellos que la decencia no debería admitir. Su único placer consistía en hablar de su pasión y hacerse regalos. La pobre joven se jactaba de que conservaría al caballero y se casaría con él; estaba lejos de sospechar que estaba casado. ¡Pobre de mí! dijo Eliduc, cometí un gran error al establecerme en este país donde solo vine para mi desgracia. Amé a la hermosa Guillardón, la hija del rey, que comparte mi amor. Para separarnos es necesario que uno de nosotros muera o incluso ambos; y sin embargo debo dejarla. Mi señor natural exige mis servicios, en nombre del juramento que le hice.

Por otro lado, mi esposa me conjura para que regrese con ella. No puedo quedarme, y es necesario que abandone estos lugares. No puedo casarme con mi amante, la religión y las leyes me lo prohíben. No veo salida a mi dolor. ¡Dios! ¡Cómo nos costará lágrimas mi partida! Sea cual sea el destino que me espera, me someteré a las órdenes de mi amiga y seguiré su consejo. Primero, el rey, su padre, tranquilo en sus estados, ya no necesita mis servicios. Le enviaré las que mi príncipe demande, le pediré permiso, comprometiéndome a regresar a una hora fijada. Iré entonces a la virgen para mostrarle mis cartas, ella me dará sus consejos y los ejecutaré.

Eliduc ya no vacila, se dirige al rey para pedirle permiso y le muestra la carta que recibió de su príncipe. El rey temiendo que no volverá se arrepiente de este contratiempo. Le ofrece una tercera parte de su patrimonio, para sacar de sus arcas todo lo que necesite, y si quiere quedarse, colmarlo de tantos beneficios que ya no querrá dejarlo. Señor, mi príncipe está en peligro, me escribe desde tan lejos que no puedo evitar volar en su ayuda. No me quedaré, pero ahora mismo ya no me necesitas. A mi regreso, prometo traerte un número considerable de caballeros.

El rey agradece a Eliduc y le concede el permiso que exige. Le ofrece llevar a su palacio el oro, la plata, los perros, los caballos, las telas preciosas, que le convienen. Eliduc tomó lo que necesitaba, luego le pidió permiso al rey para despedirse de la hermosa Guillardon, el cual le fue concedido. Envía una doncella delante de él que le abre las puertas del apartamento. Tras los primeros saludos, Eliduc le cuenta su belleza a su plan y le pide consejo. Apenas había comenzado su discurso cuando Guillardon perdió el uso de. sus sentidos

El caballero, apesadumbrado de ver a su ama en este estado, a menudo la besa y llora de ternura; él la sostiene, la estrecha entre sus brazos ya fuerza de cuidado, ella recobra el conocimiento. Querido amigo, permíteme asegurarte que tú eres mi vida, mi muerte, y que en ti está toda mi esperanza. He venido a seguir tu consejo a través de la amistad que existe entre nosotros. Es por necesidad que vuelvo a mi patria y ya me he despedido de vuestro padre. pero quiero hacer tu voluntad, pase lo que pase. ¡Oye! Bueno, como no quieres quedarte, llévame contigo, de lo contrario me quitaré la vida, ya que no tendría más placer.

Eliduc respondió: Tú sabes cuánto te amo, mi belleza; unido a tu padre por juramento, no puedo llevarte conmigo sin traicionarlo y sin quebrantar mi fe. Pero te juro por mi honor, si me concedes licencia, volver el día que me indiques; nada en el mundo, ya que mi vida está en tus manos, puede detenerme, si todavía estoy vivo. Guillardón permite entonces que su amante se ausente y fija la hora de su regreso. Sus despedidas los abruman con dolor. Antes de despedirse, intercambian sus anillos y luego se dan el beso de despedida. Eliduc llega al mar, se embarca y los vientos favorables lo conducen a su país.

Tan pronto como regresa, informa a su príncipe, quien está muy feliz con esta noticia. Sus padres, sus amigos, encantados de volver a verlo, vinieron a felicitarlo, en especial a su buena esposa que aunaba belleza, sabiduría y generosidad. Pero Eliduc, a pesar de las muestras de amistad que recibió, estuvo siempre triste y melancólico a causa de su pasión. Nunca tendrá placer excepto cuando esté cerca de su belleza. Su mirada triste alarma a su esposa, quien no puede sospechar la causa. A menudo lo interrogaba para preguntarle si, durante su ausencia, se había enterado de que ella lo había ofendido en lo más mínimo. Dime, amigo mío, demostraré públicamente mi inocencia.

No, señora, no he sabido nada de usted, pero le he jurado al rey del país de donde vengo volver a él porque necesita mi coraje. Si el rey, mi señor, firma la paz, dentro de una semana ya no estaré aquí; Muchas penas soportaré antes de volver, y hasta entonces no tendré paz mental, porque no quiero romper mi promesa. Después de haber hecho sus arreglos, Eliduc se va y va a servir a su señor quien solo se comporta por sus consejos. Responsable de la defensa del reino, justificó plenamente la confianza de su soberano.

Pero cuando se acercó el tiempo fijado por Guillardón, el caballero obligó a los enemigos a firmar la paz. Luego hizo los preparativos de su viaje y pensó en las personas que lo acompañarían. Eligió primero a dos sobrinos a los que amaba tiernamente, luego a uno de sus chambelanes que ya lo había seguido en su primer viaje, y. finalmente sus escuderos. Eliduc les hizo jurar a todos que nunca divulgarían ningún evento que pudieran presenciar. Se embarcan y pronto llegan al lugar donde nuestro caballero fue tan ardientemente deseado.

Eliduc, actuando por engaño, se instaló lejos del puerto, porque no quería ser visto ni reconocido por nadie. Ordena a su chambelán que vaya con su querida amiga, para advertirle de su regreso y advertirle que se prepare para partir al día siguiente. Al caer la noche, el chambelán se dispuso a completar su mensaje. Lo seguía Eliduc, quien, para no ser reconocido, se había cambiado de ropa; llegan al lugar donde estuvo Guillardón. El chambelán entra en el palacio, ya fuerza de buscar logra encontrar el apartamento de la princesa. Él la saluda en nombre de su amante cuyo regreso le dice.

Conmovida, fuera de sí, Guillardón llora de alegría y besa repetidamente a la portadora de tan grata noticia. El chambelán le advierte que esté lista para irse y unirse a Eliduc. Pasaron el día haciendo todos sus preparativos, y cuando ya era avanzada la noche, cuando todo descansaba en el castillo, la doncella y el chambelán huyeron. Temiendo ser visto, Guillardon, vestido con un vestido de seda ligeramente bordado, se envolvió en una capa corta. No lejos del palacio y en la linde de un bosque, el caballero y sus amigos esperaban a la princesa, a quien vieron llegar con gusto.

El chambelán entrega a su amigo a Eliduc; en el colmo de la alegría, la besa con ternura y la hace subir detrás de ella. Partieron, se dieron prisa y llegaron al puerto de Totenois donde embarcaron inmediatamente. El barco en el que estaban montando solo transportaba al caballero, su migaja y su séquito. Tuvieron muy buen tiempo durante la travesía, pero al momento de desembarcar se levantó una furiosa tormenta; el viento los arrojó lejos del puerto, se rompió la verga mayor y se desgarraron las velas. Los pasajeros se arrodillan reclamando con fervor la intercesión de San Clemente, San Nicolás y Madame Sainte Marie; le ruegan que implore las bondades de su hijo para protegerlos del peligro y llevarlos a puerto.

Impulsado por la tormenta, el barco se desplaza a veces hacia adelante, a veces hacia atrás. Uno de los escuderos comenzó a exclamar: ¿Qué necesidad de oraciones? Tienes cerca de ti, señor, el objeto que debe causar nuestra muerte. Nunca desembarcaremos, porque tienes una esposa legítima y estás tomando otra esposa, desafiando la religión, la ley, la probidad y el honor. Echémoslo al mar, y verás que llegamos enseguida. Este discurso casi ahogó a Eliduc con ira. Desgraciado, perjuro, traidor, debes considerarte afortunado de que no pueda dejar a mi amigo, pagarías muy caro el insulto que me acabas de hacer.

De hecho, la sostuvo en sus brazos para consolarla y darle coraje contra la irritación del mar y la respiración. Los caballeros que ayudaron a transportarla estaban convencidos de que había dejado de vivir. Transportado por la furia, Eliduc se levanta, se acerca al escudero responsable de sus enfermedades, toma un remo, le descarga un golpe en la cabeza y lo acuesta a sus pies. Sus compañeros, testigos de su muerte, recogieron el cuerpo del joven, lo arrojaron al mar y las olas no tardaron en hacerlo desaparecer.

Eliduc va al timón y gracias a su cuidado el barco entra en el puerto. Echamos el ancla, levantamos el puente y todos salen. Eliduc derriba con cautela a su amigo que aún estaba inconsciente y que parecía no existir más. Su desesperación era tanto mayor cuanto que se consideraba a sí mismo como la causa de la muerte de Guillardon. Consulta a sus caballeros para designar un lugar no muy lejano, donde pueda enterrarla con honor. Quiero hacerla enterrar con pompa en una iglesia, cosa que se le debe, ya que es hija de un rey. Los caballeros quedaron tan consternados por el fatal suceso que habían presenciado, que no supieron qué responder.

Eliduc se puso a reflexionar sobre el lugar donde podría depositar los restos del objeto de su amor, pues su morada estaba tan cerca del mar que era posible llegar antes de la cena. Recordó que cerca de sus dominios había un bosque de treinta leguas de largo, donde había vivido por más de cuarenta años un ermitaño con quien había hablado muchas veces y que servía una pequeña capilla. le llevaré el cuerpo de mi amigo, que enterrará en su capilla; Le haré tanto bien que fundará una abadía de monjes o de canónigos que noche y día orarán al Señor para que le conceda la vida eterna. Eliduc monta a caballo junto con sus compañeros, a quienes les hace jurar que nunca revelarán nada de lo que están a punto de ver. Frente a él, en su palafrén, Eliduc llevaba a su amigo.

Entran en el bosque y llegan a la capilla; Tocan, llaman, pero no encuentran a nadie que venga a abrirles la puerta. Impaciente por esperar, Eliduc ordenó a uno de los suyos que escalara el muro y abriera las puertas, lo que fue ejecutado en el acto. Tan pronto como entró, Eliduc percibió que el santo ermitaño había terminado su carrera una semana antes. La vista de su tumba recién levantada aumentó la tristeza del infeliz amante. Sus amigos querían cavar una segunda fosa para depositar allí a Guillardón; Eliduc los detuvo, advirtiéndoles que no tomaría ninguna determinación respecto al funeral de esta belleza, antes de haber consultado a los sabios del país.

Además, dijo, mi intención es erigir un monasterio o una abadía en este lugar. Mientras encomendamos a Dios a la desdichada Guillardón, entretanto la depositaremos ante el altar; tráiganme sus abrigos, le haré una cama, luego la cubriré con la mía. Cuando llegó el momento en que el caballero tuvo que dejar a su ama, pensó que moriría de pena. La besó, besó sus ojos, la bañó con sus lágrimas. Belle, te juro que dejarás las armas y te retirarás del mundo. Sí, querido amigo, fue para tu desgracia que me viste y me seguiste. Que, por lo tanto, soy digno de lástima, ya que es a través de tu amor por mí que ya no existes. Sin mí te hubieras convertido en reina.

El día que te baje a tu tumba, entre en un convento, renuncie al mundo y todos los días junto a ti vendré a hablar de mi dolor. El caballero sale de este triste lugar y cierra con cuidado las puertas de la capilla. Envía a uno de sus escuderos a su esposa para advertirle que regresa enfermo y muy cansado de su viaje. La buena señora, contenta con el regreso de su marido, se prepara para recibirlo bien; en lugar de las caricias que esperaba, se sorprende bastante de verlo tan triste, tan melancólico y sin decir palabra. Durante dos días no supo qué medios emplear para hacerlo hablar. El caballero se levantó muy temprano en la mañana, escuchó misa y luego se puso en camino para ir a la capilla donde estaba depositado su amigo Guillardón.

Esta belleza todavía estaba en el mismo estado; todavía privada de la conciencia, no dio señales de vida. Una cosa sorprendió mucho a Eliduc, y fue ver que el rostro de su amigo no mostraba otro cambio que haber palidecido un poco. Lloró amargamente, oró fervientemente por su amigo y luego regresó a casa. La esposa de Eliduc, curiosa por saber adónde iba su marido, lo hizo vigilar un día por un escudero, a quien le prometió una armadura completa y un caballo. El mozo cumple a la perfección el encargo. Siguió a Eliduc sin ser notado, lo vio entrar en la capilla y lo escuchó llorar y quejarse. Armado con estas instrucciones, el escudero, temiendo ser visto, vuelve a contar a la dama lo que había presenciado, de su entrada en la capilla, del dolor y desesperación del caballero.

La dama, muy sorprendida de lo que supo, pero sin embargo satisfecha de haber satisfecho su curiosidad, respondió: Debemos ir mañana a la ermita, porque mi marido debe ir a la corte a hablar con el rey. Sé que el ermitaño está muerto y que mi marido lo quería mucho, pero no puedo creer que sea por este anciano por lo que está tan apenado. Habiendo ido Eliduc a la corte, por la tarde, la dama seguida por el escudero se dirige hacia la ermita. Apenas entró en la capilla, vio al joven que parecía una rosa nueva. Levantando la manta, ve un cuerpo de completa belleza, brazos y manos de deslumbrante blancura, dedos largos y regordetes.

La dama supo de inmediato el tema del gran dolor de su esposo. Ella llama al ayuda de cámara y le dice: ¿Ves a esta mujer cuya belleza supera el brillo de la piedra preciosa; Ella es amiga de mi esposo, es por ella que él lo siente. Ya no me sorprende su dolor por la pérdida que ha sufrido, porque yo, tanto por piedad como por ternura, de ahora en adelante no tendré más placer. La buena señora se sienta frente al lecho de la virgen y comienza a llorar amargamente la muerte de este joven. Mientras la esposa de Eliduc se abandonaba a sus lágrimas, una comadreja salió de dentro del altar, vino a caminar en la capilla, pasando sobre el cuerpo de Guillardon. El escudero ajusta su bastón, alcanza a la comadreja, la mata y arroja al animal a un rincón.

Poco después, apareció la hembra y se dirigió directamente al cuerpo de la comadreja que había sido asesinada. Da vueltas alrededor de su compañero, sacude la cabeza, lo pisa, y al ver que no puede levantar a su amigo, parece desesperarse. Inmediatamente sale de la capilla, se adentra en el bosque, elige una flor roja que trae de vuelta entre los dientes, luego regresa al animal que yacía allí. La comadreja coloca la flor de cierta manera en la boca de su compañero que había sido asesinado y que inmediatamente volvió a la vida. La dama, al notar esta maravillosa cura, rogó al ayuda de cámara que mantuviera alejadas a las comadrejas; arroja su bastón a estos animales que huyen, abandonando la flor preciosa.

La señora corre a agarrarlo e inmediatamente lo pone en la boca de la virgen. Después de un momento de espera, Guillardon volvió en sí, suspiró, abrió los ojos y luego habló Dios mío, dijo, dormí mucho tiempo. La señora, llena de alegría de ver resucitado al joven, agradeció al Cielo por este favor. Mi amigo, ella le preguntó, ¿cómo te llamas, tu familia? Señora, respondió la doncella, soy hija de un rey del país de Logres. Amaba al Chevalier Eliduc, que estaba al servicio de mi padre; me llevó con él y cometí una gran falta, ya que me engañó ocultándome cuidadosamente que tenía mujer.

Cuando me enteré de esta lamentable noticia, caí inconsciente. ¡Qué mal me ha hecho! Después de traicionarme, me abandona en un país extranjero. ¡Ay! ¡Qué loca es una mujer para confiar en las promesas de los hombres! Bello amigo, dijo la dama, nada en el mundo causará más alegría al caballero que la noticia de tu regreso a la vida. Desde que pensó que estabas muerto, ha estado desolado; todos los días viene a visitarte, y está lejos de esperar encontrarte con vida. Soy su esposa, y no puedo expresarte el dolor que me causa su desesperación. Al verlo salir todos los días, quise saber a dónde iba, lo hice seguir y vine yo mismo a averiguar la causa de su dolor.

No puedo decirte lo feliz que estoy de verte devuelto a la vida. Regresarás conmigo y quiero entregarte a tu amigo. Lo libero de sus juramentos, ya que mi intención es tomar el velo. La dama lo hizo de tal manera que no sólo logró consolar a la afligida belleza, sino también llevarla consigo. Ordena al escudero que busque a Eliduc y le informe de lo sucedido. El escudero hace diligencia, se encuentra con el caballero, le cuenta la aventura y cumple a la perfección su encargo. Eliduc inmediatamente monta su caballo sin esperar a su suite y llega a su casa al anochecer.

Al volver a ver a su amigo, agradece tiernamente a su esposa, se llena de alegría y nunca ha sido más feliz. A menudo besa a su belleza que le devuelve las caricias con menos entusiasmo. La esposa de Eliduc le ruega a su esposo que le dé permiso, porque quiere separarse y entrar en la religión. Espero que proporcione la suma necesaria para levantar una abadía. Entonces puedes casarte con tu amigo, porque sabes que la ley está en contra de que un esposo tenga dos esposas. Eliduc consintió en todo, y en el bocage, cerca del castillo, en la capilla de la ermita, erigió un monasterio con todos los edificios necesarios; le añadía tierras, rentas y finalmente todo lo que podía ser útil o agradable al nuevo establecimiento.

Cuando todo estuvo en orden, la dama tomó el velo con treinta monjas de las que se convirtió en superiora. Eliduc se casó con su amigo, y este matrimonio se celebró con grandes celebraciones. Vivieron juntos durante mucho tiempo, perfectamente unidos y perfectamente felices. Los dos esposos después de haber hecho grandes limosnas se consagraron al Señor. Al otro lado de su castillo, Eliduc erigió una iglesia a la que dotó ricamente. Colocó allí a religiosos de renombre por la santidad de su vida y de su moral para que fueran ejemplo de la casa. Cuando todo estuvo preparado, Eliduc fue al monasterio para dedicarse al servicio de Dios Todopoderoso.

Guillardón fue a reunirse con la primera esposa de Eliduc, quien la recibió como a una hermana y la llenó de amistad. Ella le mostró el servicio del convento y le enseñó los deberes de la religión. Ambos rezaron al cielo para que les concediera los deseos de su amigo, quien por su parte rezó por sus dos esposas. Se enviaban mensajes para escucharse y animarse mutuamente. Cada uno se esforzó por agradar a Dios, y cada uno de ellos murió con sentimientos de la mayor piedad.

Sur l’aventure de ces trois personnages, les anciens Bretones, toujours courlois, composèrent un Lai, pour en rappeler le souvenir et empêcher qu’elle ne s’oubliât.